• Document: LA SALINIDAD DEL AGUA DE RIEGO Y DEL SUELO
  • Size: 31.7 KB
  • Uploaded: 2018-10-25 12:11:27
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

LA SALINIDAD DEL AGUA DE RIEGO Y DEL SUELO Natividad Ruiz Baena Sistema de Asistencia al Regante (SAR) IFAPA Centro Alameda del Obispo, Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa INTRODUCCIÓN La calidad del agua y su influencia sobre las características del suelo, han sido poco atendidas en el pasado, ya que se contaba con un suministro hídrico suficiente y de buena calidad. Hoy día, sin embargo, la escasez de agua es un hecho evidente por la creciente demanda que provoca la sobreexplotación de las fuentes de aprovisionamiento, impidiendo la recuperación en los periodos de recarga y, con ello el agotamiento de los recursos hídricos. La consecuencia para la agricultura es el necesario riego con aguas de baja calidad o con dotaciones deficitarias. Las zonas de Andalucía más afectadas son las marismas del Guadalquivir y zonas costeras con problemas de sobreexplotación de los acuíferos que provocan su salinización por intrusión marina. Hoy día, un tercio de los suelos agrícolas están afectados por salinidad. Los efectos negativos de la salinización se concretan en la disminución del rendimiento de los cultivos y de manera más drástica en la inaptitud del suelo para el cultivo de manera irreversible. Es necesario por lo tanto, realizar las actuaciones oportunas en relación al mantenimiento de la fertilidad del suelo cuando estos son regados con aguas de mala calidad. Una alternativa sería la utilización de aguas residuales. LA SALINIDAD Y SUS PARÁMETROS DE MEDIDA La salinidad se define como la concentración de sales minerales disueltas, presentes en el agua o en el suelo, referidas a una unidad de volumen o de peso. Todas las aguas de riego contienen sales disueltas, cuyo tipo y cantidad depende de su origen y del curso que hayan seguido antes de su utilización. Los principales solutos son los cationes Na+, Ca2+, Mg2+ y K+, y los aniones Cl-, SO4=, HCO3-, CO3= y NO3-. También pueden encontrarse otros componentes como B, Sr, Li, SiO 2, F, Mo, Mn, Ba y Al (Tanji, 1990). Existen diferentes parámetros para me dir la salinidad: en estudios de campo, la salinidad del agua se suele expresar como conductividad eléctrica (CE), medida en dS m -1 o en mmho cm -1. La medida de la conductividad eléctrica se basa en la aplicación de un potencial eléctrico entre dos electrodos, observándose que la cantidad de corriente que circula varía directamente con la concentración total de las sales disueltas en el agua. La CE tiene en cuenta el efecto osmótico de los diferentes solutos cuando las soluciones están diluidas y los iones completamente disociados. La salinidad del suelo se expresa como la CE del extracto acuoso saturado del suelo, que se mide diluyendo el suelo y obteniendo una pasta saturada para eliminar los efectos de los cambios en el contenido de agua del suelo o en la composición de la solución del suelo. Otra forma de medir la salinidad es mediante el índice de sales solubles totales, expresado en % o en ppm. Para estudios fisiológicos es más común el uso de la concentración molar de la solución (mM o meq L-1). LA CALIDAD DEL AGUA DE RIEGO La clasificación de un agua o un suelo como salino es relativa ya que las respuestas de las plantas y de los suelos a la salinidad son altamente variables. Así, con respecto a las plantas, la salinidad se entiende como una concentración de sales solubles que excede la necesaria para el crecimiento óptimo de la planta y tal que puede afectar significativamente las propiedades coligativas de la solución a las que las raíces están expuestas, especialmente por la reducción de su potencial osmótico (Läuchli y Epstein, 1990). En cuanto al suelo, es considerado salino si la conductividad eléctrica del extracto de saturación (CEE) excede de 4 dS m -1 a 25 ºC. La calidad de un agua de riego es subjetiva y se tiene que considerar en términos relativos, ya que la calidad real viene determinada por las condiciones específicas de uso, y por numerosos factores externos tales como el cultivo, el clima, el suelo, el método y manejo del riego, etc. Los principales criterios que determinan la calidad del agua de riego son la salinidad, la sodicidad y la toxicidad iónica específica: ??La salinidad del agua se mide en términos de conductividad eléctrica, como ya se comentó anteriormente. Representa la cantidad total de sales inorgánicas disueltas en el agua. Calidad del agua de riego según la cantidad de sales disuelta (gramos/litro) Calidad buena < 0,77 Calidad media 0,77-2,24 Calidad baja > 2,24 Fuente: Vega y Muñoz-Cobo (2005) Calidad del agua de riego según su conductividad eléctrica (dS/m) Conductividad eléctrica (dS/m) Calidad del agua Peligro de salinidad 0-1 Excelente a buena Bajo a medio 1-3

Recently converted files (publicly available):