• Document: LA ISLA DE LAS MONTAÑAS AZULES
  • Size: 266.02 KB
  • Uploaded: 2019-05-17 13:19:22
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

LA ISLA DE LAS MONTAÑAS AZULES Manuel Ilustraciones L. Alonso de Andrés Guerrero © Grupo Anaya, S.A., Madrid, 2009 Proyecto realizado por Jesús Alonso y Diego Arboleda www.anayainfantilyjuvenil.com LA ISLA DE LAS MONTAÑAS AZULES La isla de las montañas azules Manuel L. Alonso Ilustraciones de Andrés Guerrero 1I paciente a través del estudio, como le aconseja el anciano Simón. NTRODUCCIÓN La isla de las montañas azules, bajo una apariencia amable, muestra la mise- ria de cualquier ciudad, así como las difi- Keep off the grass leerá sin entender el cultades para sobrevivir que encuentran pequeño Martinho, el principal persona- en ellas los más pobres. Con un estilo be- je de La isla de las montañas azules, en llo y sereno, el autor construye un me- uno de sus aburridos merodeos por la lancólico relato de superación que, sin ciudad a la que acaba de llegar su familia embargo, huye del fatalismo y nos deja movida por la desesperación. Martinho una sensación de esperanza. no entiende muchas de las cosas que le 2A tocan vivir, pero aprenderá rápido que la mayoría de ellas son obstáculos y prohi- biciones, que hacen que madure a pasos RGUMENTO agigantados. Varado en una isla que en su imagina- ción infantil creía desierta y provista de Martinho es un niño portugués de diez riquezas al alcance de cualquiera, la rea- años que emigra junto a sus padres y sus lidad mostrará que en ese lugar ha de ser cinco hermanos a Mallorca, donde espe- un moderno bucanero, como los rateri- ran encontrar la prosperidad que su tie- llos de su barrio que roban a los turistas, rra natal les niega. Recorren en tren el o escalar socialmente de forma legal y norte de España hasta llegar a Barcelona. 2 LA ISLA DE LAS MONTAÑAS AZULES Desde allí un barco los transporta hasta portugueses o gitanos, no le hacen gra- la isla de Mallorca. Martinho está entu- cia, y busca tebeos en la basura que lee siasmado con la aventura y cada paisaje con desgana. visto a través de las ventanillas del tren, Martinho no acude a la cita con Si- o el mar desde la proa del barco, lo emo- món, tiene que ir con sus padres a la casa cionan, presagiando una dicha infinita. de unos compatriotas, João y Fátima. Pero Mallorca no regala dinero, ni si- Los padres piden a Martinho que se que- quiera trabajo. Los padres, sospecha de a trabajar con Fátima en la venta de Martinho, deben mendigar para poder refrescos por la playa. Martinho no quie- alimentar a los pequeños. Y él, a pesar re, pero no se atreve a decirlo y los pa- de su disponibilidad, no puede trabajar a dres parecen aliviados de no tener que causa de la edad y tampoco puede ir al alimentar una boca. colegio por haber llegado en pleno vera- Vender a turistas mientras cae un sol no. Martinho vaga por el puerto y llora: de justicia agota, lo mismo que aquella siguen siendo pobres de solemnidad. faena en el campo que debía realizar En uno de sus paseos erráticos por el cuando vivían en Portugal. La policía puerto es atropellado por una bicicleta. municipal siempre anda al acecho de la Un anciano ciclista no consigue esquivar- venta ambulante y en una de estas son le y choca con él. Ambos con algunas detenidos. Fátima volcará su ira en Mar- magulladuras inician una conversación. tinho golpeándolo. Y este, dolorido y El viejo, que responde al nombre de Si- humillado, huye; corre sin mirar atrás, món, no habla portugués y el niño ape- quiere volver junto a sus padres. Avanza nas balbucea el español; sin embargo, se a tientas en la oscuridad, pasando la no- despierta una simpatía mutua: la cama- che al raso. Por la mañana, unos holan- radería es idioma universal. Simón es deses lo recogen llevándolo hasta su profesor jubilado que emigró hace mu- casa. Fue recibido con alegría: el padre chos años en busca de trabajo y mar; acababa de encontrar un trabajo. como el muchacho le cae bien, invita a Pero pronto se queda sin faena y vuel- Martinho a una excursión en barca hasta ven a l

Recently converted files (publicly available):