• Document: Dios ha muerto - Nietzsche Darío Sztajnszrajber
  • Size: 149.8 KB
  • Uploaded: 2018-10-11 22:48:45
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

“Dios ha muerto” - Nietzsche Darío Sztajnszrajber La frase de hoy es una de las frases más famosas de la filosofía y tiene como protagonista a un concepto que está en el límite de la filosofía que es Dios. Ya postular que Dios es una categoría de la filosofía es tomar partido en algún sentido, es empezar por algún lado, siendo que en la tradición en la que nosotros nos manejamos la figura de Dios fue monopolizada o adueñada por la institucionalidad religiosa y parecería que no es un tema de la filosofía sino de la religión o en todo caso es un tema de la filosofía cuando la filosofía entra en diálogo con la religión en esa zona que va desde los filósofos religiosos a la teología; o también podríamos decir que se vuelve un tema de la filosofía cuando la filosofía carga contra la figura de Dios desde distintas filosofías agnósticas o mejor dicho ateas y lo que intenta es deconstruir el concepto de Dios para finalmente destruirlo. Ahí hay mucha filosofía moderna que va a poner la mira en la categoría de Dios para hacerlo explotar, para mostrar básicamente su inexistencia. Esas serian las maneras en que la categoría de Dios entra en el discurso filosófico, pero entra con ese reduccionismo del que hablo, porque si se trata o de una filosofía religiosa o de una filosofía que intenta destruir el concepto de Dios lo que se pierde es lo que se pierde en cualquier abordaje que hagamos de cualquier categoría que es toda la sofisticación, toda la complejidad, todas las texturas que empiezan a aparecer cuando uno se encuentra con este concepto como es el concepto de Dios y se lo abre, se empieza a ver todo lo que se ha dicho, todo lo que no se ha dicho, todo aquello que hace que el concepto de Dios se haya establecido en nuestra tradición como se estableció. Que Dios haya sido monopolizado por la religión institucional es básicamente un hecho que hace que los que hacemos filosofía y entendemos que la filosofía tiene que dársela con todas las cosas y con todas las ideas, tengamos que hacer en este momento un fuerte ejercicio de recuperación de esa figura. En la filosofía contemporánea está el tema de Dios de nuevo en la palestra, hay muchos filósofos contemporáneos de los últimos 40 años que han vuelto a traer la categoría de Dios desde un lugar diferente tratando de salirse de esa dicotomía radical que establece que sobre Dios o se cree o no se cree, o para decirlo de un modo mas llano, tratado de salirse de la problemática sobre si Dios existe o no existe. Tratando de ir por otro camino, hacer explotar esa dicotomía es una tarea bastante difícil porque la idea de Dios es una idea que a nosotros nos remite directamente al problema de su existencia. Se nos hace bastante difícil poder trabajar la idea de Dios desde cualquier otro lugar que no implique primero una toma de postura, inclusive una toma de postura; si existe o si no existe o esa famosa tercera posición en la que muchos nos sentimos mas cómodos o incómodos que es lo que se conoce con el nombre de agnosticismo, que es que Dios es una pregunta que nos seguimos haciendo, que es una temática que sigue abierta sobre la que no tenemos respuestas definitivas, entonces lo que hace es inspirarnos sobre la posibilidad deseguir preguntando entendiendo a Dios como quieran pero sobre todo y en todas las taxonomías existentes y en todos los sistemas existentes que han hecho de Dios el principio de todas las cosas, por debajo de todos esos sistemas seguir encontrando la idea de que hay algo mas. En la medida en que como seres humanos nosotros asumimos que no lo podemos todo, que tenemos límites, que nuestra capacidad de certezas llega hasta un punto, en ese mismo momento en que asumimos nuestras propias limitaciones es que asumimos la posibilidad de que haya algo mas, que haya algo mas de esa posibilidad que es que haya algo mas al Dios de Santo Tomas de Aquino o al Dios de Benedicto XVI o al Dios del Talmud o al Dios del Islam hay un abismo, hay un trecho gigante. Cuando Nietzsche dice que Dios muere y que es la frase más remanida que hay en la historia de la filosofía, lo que nunca nadie sigue leyendo de la frase es que dice: “los hombres lo hemos matado”, no es que se pega un tiro. Y si seguimos leyendo lo que dice Nietzsche es que lo que mataron a Dios son los cristianos, o sea, los cristianos como símbolo de la religión, son los hombres religiosos los que mataron a Dios, son los que supuestamente creen en Dios los que lo han matado porque lo han vaciado, le han quitado esa característica que es que Dios siempre es o está manifestando o simbolizando aquello que está mas allá del límite y si está mas allá del límite es incognoscible. Incognoscible, que no puede ser conocido, porque si está mas allá del límite y yo hablo sobre el, lo caracterizo, lo defino, digo algo sobre el, entonces ya no está mas allá del límite, lógica pura. Hay un límite, si hay algo mas allá del límite o no hay, no lo se, se que hay un límite, se que l

Recently converted files (publicly available):