• Document: En Buenos Aires, a los 29 días del mes de mayo del año 2002 se reúnen los miembros de la Sala D del Tribunal Fiscal de la Nación, Dres.
  • Size: 103.45 KB
  • Uploaded: 2019-03-24 02:56:22
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

En Buenos Aires, a los 29 días del mes de mayo del año 2002 se reúnen los miembros de la Sala “D” del Tribunal Fiscal de la Nación, Dres. Ethel Eleonora Gramajo (Vocal Titular de la 10a. Nominación), María Isabel Sirito (Vocal Titular de la 11a. Nominación) y Sergio P. Brodsky (Vocal Titular de la 12a. Nominación), para resolver el EXPTE. Nº 18.888-I, caratulado:“MORENO JULIO CESAR s/recurso de apelación por denegatoria de repetición - impuesto a las ganancias”. El Dr. Brodsky dijo: I - Que a fs. 38/47 la actora interpone recurso de apelación por denegatoria de repetición previsto en el art. 81 de la ley 11.683 -t.o. en 1998 y sus modificaciones-, contra la resolución de fecha 24 de agosto de 2000, dictada por el Jefe de la División Revisión y Recursos de la Región Comodoro Rivadavia de la AFIP - Dirección General Impositiva, por la que no se hace lugar a la acción de repetición de los importes abonados en el impuesto a las ganancias por los períodos fiscales 1996 y 1997 en razón de haber incluido como ganancia gravada en las declaraciones juradas de dichos períodos los montos obtenidos en su condición de fiduciante-beneficiario de un fideicomiso o figura equivalente en el exterior -caso de los “trust” constituidos en los Estados Unidos de América- y por operaciones financieras radicadas en países distintos de aquel en el que se constituyó el fideicomiso o condominio. Manifiesta que debido a un error en la interpretación del alcance de la ley Nº 24.073 (B.O. 13/4/92) incluyó como gravadas en los períodos 1996 y 1997, rentas de fuente extranjera de segunda categoría, consistentes en los frutos de los bienes pertenecientes a un trust situado permanentemente en el exterior y que no son propias, lo que se tradujo -dice- en pagos sin causa que afectaron su derecho patrimonial. Afirma que el art. 5º de la citada ley nunca tuvo vigencia efectiva y prueba de ello es que el decreto reglamentario nº 879/92 (B.O. 9/6/92) no reglamentó los criterios de imposición aplicable a las rentas obtenidas en el exterior por sujetos domiciliados en el país, sin que se definiera el concepto de residencia para tipificar al sujeto alcanzado por el principio de renta mundial. Agrega que desde la vigencia del impuesto a los réditos y hasta que se sancionó la ley Nº 25.063, sólo se incluían los frutos de personas físicas o jurídicas con prescindencia de la nacionalidad, domicilio o residencia, mediante una vinculación de orden objetivo, tomando en consideración únicamente el lugar que dicha renta o ganancia tenía lugar. Sostiene que de los antecedentes del debate parlamentario de la ley Nº 25.063 (B.O. 30/12/98) y el derecho a veto ejercido por el Poder Ejecutivo a través del Decreto Nº 1517/98 (B.O. 30/12/98), se estableció en forma taxativa que la vigencia del criterio de la renta mundial no se retrotrae a los términos de la ley Nº 24.073, sino que el mismo rige a partir de la vigencia de la ley Nº 25.063, en los términos del decreto Nº 485/99, (B.O. 12/5/99), que reglamenta el alcance del concepto de residente a los efectos de la imposición global de la renta. Se agravia también de que la resolución recurrida no ha contradicho con argumentos valederos el criterio expuesto por la recurrente y la prueba aportada. Expone que el “trust” es una institución legal - regido por las normas del derecho internacional privado- que se diferencia del fideicomiso, que de acuerdo con la doctrina que cita y en concordancia con lo establecido por el art. 2º de la Convención de La Haya del 1º de junio de 1985, del documento de constitución de trust que acompaña como prueba surge: a) la separación entre el patrimonio del trust y el propio patrimonio del “trustee” -que hace imposible que el fruto del trust sea imputado impositivamente en cabeza del recurrente- y b) la transferencia de la propiedad por el constituyente (settlor) a otra persona (trustee), con el efecto de que la propiedad de los bienes cedidos es adquirida por el trustee, pero simultáneamente ha quedado obligado en equidad, a administrar la propiedad en interés y beneficio del trust; concluyendo así que el beneficiario de la renta del trust es un sujeto del exterior distinto jurídicamente del Sr. Moreno. Por los argumentos que desarrolla, la prueba documental que ofrece y la doctrina que cita, pide que se haga lugar a la demanda de repetición interpuesta, con imposición de intereses y costas, revocando el acto apelado. Hace reserva del caso federal. Que a fs. 59/79 el Fisco Nacional contesta el traslado conferido, expresando que el juez administrativo para dictar la resolución recurrida tuvo en cuenta que la ley Nº 24.073 ha tenido plena vigencia hasta su modificación por la ley Nº 25.063 y que para los residentes en el país, la tributación recae sobre la totalidad de sus ganancias obtenidas en el territorio nacional y en el extranjero, en este caso como fiduciante-beneficiario de un fideicomiso o figura asimila

Recently converted files (publicly available):