• Document: LA SOCIEDAD O LIGA DE LAS NACIONES. Por Lic. Alejandro Bravo
  • Size: 129.3 KB
  • Uploaded: 2018-10-11 17:59:11
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

LA SOCIEDAD O LIGA DE LAS NACIONES Por Lic. Alejandro Bravo INTRODUCCION Desde el siglo XIV y hasta nuestros días, la comunidad universal en su conjunto y algunos teóricos en particular han mostrado preocupación por asegurar al mundo paz, seguridad y desarrollo. Sobre las iniciativas o proyectos públicos de teóricos particulares en este sentido, especialistas en Derecho Internacional Público citan los esfuerzos de Pierre Dubois en 1305, Erasmo de Rotterdam en 1514, Emeric de Crucé en 1623, Hugo Grocio en 1625, Joaquín Puffendorf en 1671, William Penn en 1693, el abate Charles-Irenee Castel de Saint-Pierre en 1729, Juan Jacobo Rousseau en 1771, Jeremías Bentham en 1786, Emmanuel Kant en 1795, Johan Gotlieb Fichte en 1800, Juan Martínez de Rosas en 1810, Bernardo de Monteagudo en 1825, James Lorimer en 1877, Pascual Fiore en 1890 y Novicow en 1901. Y, en cuanto a proyectos públicos de hombres de Estado y de organizaciones internacionales con el mismo fin, también destacan al rey Podiebrad de Bohemia en 1401, Enrique IV de Francia, la Asamblea Francesa en 1791 y la Santa Alianza en 1815. Estos esfuerzos, tendientes a organizar al mundo conocido de acuerdo a estructuras verticales, previendo autoridades internacionales, arbitrando modos de solución pacífica de conflictos y estipulando sanciones para los supuestos de incumplimiento de las obligaciones a que estarían sometidos por participantes de los organismos proyectados, culminaron en 1945 con la creación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre la base de la experiencia obtenida con el funcionamiento de su antecesora, la Sociedad o Liga de las Naciones, cuya creación, organización, finalidad, naturaleza, evolución, labor y legado describiremos a continuación. CREACION DE LA SOCIEDAD DE LAS NACIONES Durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), tuvo lugar una serie de movimientos tendientes a lograr la creación de una estructura internacional encargada de velar por la paz y la seguridad mundial. Para ello contaban con el apoyo de organizaciones privadas, gobernantes y personalidades de relieve universal, como el Papa Benedicto XV, que mediante varias Encíclicas apoyó los movimientos. Pero el gran arquitecto de esta estructura en torno de la cual se articuló la sociedad internacional tras la “Gran Guerra" fue el presidente estadounidense Thomas Woodrow Wilson, quien, en sus definiciones de los objetivos de la guerra y fundamentos sobre los que habría de fraguarse la paz y el nuevo orden internacional enunciados el 8 de enero de 1918 en sus célebres “Catorce Puntos", diseñó la futura asociación internacional. La elevada concepción de Wilson, su energía y fervor puestos en la lucha por su realización, fueron, sin duda, un impulso que determinó la creación de la Sociedad o Liga de las Naciones. En el Punto catorce decía: “Debe formarse la asociación general de las naciones bajo pactos específicos de garantías mutuas para la independencia política e integridad territorial de los grandes y pequeños Estados". Esta propuesta, alternativa a la realpolitik (en alemán, ‘política pragmática’) dominante en las relaciones internacionales, encontró desde un principio una cálida acogida en el mundo anglosajón. De hecho, la sintonía con las propuestas británicas se hicieron evidentes tras la publicación a finales de 1918 del proyecto del político y militar surafricano al servicio de la Corona británica Jan Christian Smuts titulado The League of Nations. A Practical Suggestion, el cual ejercería una notable influencia en el ánimo de Wilson y en los trabajos de la Conferencia de Paz de París, que tendría lugar en la cercana Versalles al término de la Primera Guerra Mundial tras la derrota de los Imperios Centrales. En cambio, las tesis francesas en torno a la nueva organización internacional, y en especial los trabajos de Léon Bourgeois, estuvieron siempre impregnadas de un realismo hipotecado por los imperativos de seguridad ante el temor del revanchismo alemán. La actividad de estos protagonistas traducía, asimismo, un estado de ánimo manifiesto en el rechazo a la guerra en la opinión pública internacional, canalizada desde asociaciones como la League to Enforce Peace en Estados Unidos, la League of Nations Union y la Union of Demecratic Control en Gran Bretaña o la Association Française pour la Société des Nations en Francia. De igual modo, en Alemania, desde noviembre de 1914, funcionó la Asociación para la Patria Nueva, que después de la guerra cambió su nombre por el de Liga Alemana para los Derechos de la Humanidad, que funcionó hasta 1933. A lo largo de la Conferencia Preliminar de Paz de París, cuya sesión inaugural se celebró el 18 de enero de 1919, Wilson asumió un decidido protagonismo para impulsar y tutelar los trabajos confiados a una c

Recently converted files (publicly available):