• Document: Canastas Sagradas Phil Jackson Formación Profesional de Coaching No es lo mismo hablar de toros que estar en el ruedo Proverbio español. PREFACIO La gente me pregunta a menudo si alguna ve...
  • Size: 372.03 KB
  • Uploaded: 2021-02-22 07:52:28
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

                              Canastas Sagradas Phil Jackson Formación Profesional de Coaching         “No  es  lo  mismo  hablar  de  toros  que  estar  en  el  ruedo”     Proverbio  español.         PREFACIO           La  gente  me  pregunta  a  menudo  si  alguna  vez  pensé  que  Phil  Jackson  haría  un  buen   trabajo   entrenando.   Ni   la   menor   duda.   Los   ingredientes   estaban   ya   en   su   época   de   jugador.   Él   siempre   era   analítico   en   su   juicio   sobre   los   jugadores   y   el   juego.   Estaba   comprometido  con  aprender,  enseñar  y  actuar  según  sus  percepciones.  Entendió  que   ganar  significaba  renunciar  a  algo  pequeño  para  uno  mismo  con  el  fin  de  que  el  equipo   pudiese   seguir   adelante.   Finalmente   fue,   lo   suficientemente   astuto   como   para   entender  que,  para  conseguir  ganar,  necesitas  una  estrategia  tanto  dentro  como  fuera   de  la  pista.  Aquí  hay  otro  comentario  que  he  oído:  ”Nadie  puede  entrenar  un  equipo   liderado   por   Michael   Jordan   hacia   el   título.”   Este   comentario   significa   una   falta   de   familiaridad  con  Phil  Jackson  y  con  el  deporte  del  baloncesto.  Por  supuesto,  es  verdad   que   Michael   Jordan   puede   hacer   cosas   en   la   pista   que   nadie   más   ha   conseguido   alcanzar.  Los  Bulls,  sin  embargo,  son  un  equipo,  no  son  un  único  jugador.  Ganaron  sus   tres  campeonatos  sin  tan  sólo  un  pívot  dominante  o  un  base  categoría  All-­‐Star  porque   todos   los   jugadores   trabajaban   juntos   hacia   una   misma   meta,   se   sacrificaban   por   la   mejora  del  equipo.  Llevar  a  los  jugadores  hasta  este  nivel,  sin  embargo,  no  fue  fácil.  El   obstáculo  más  difícil  para  Phil  fue  superar  la  relación  entre  Michael  Jordan  y  el  resto   de  sus  compañeros.  Cuando  Phil  tomó  las  riendas  de  los  Bulls  en  1989  por  primera  vez,   muchos  de  sus  jugadores  tenían  la  tendencia  a  quedarse  al  lado  y  admirar  a  Michael   Jordan  y  su  creatividad,  lo  que  limitaba  su  impacto  como  equipo.  Phil  cambió  eso.  Él   sabía   que   un   jugador   era   sólo   un   vértice   de   una   estrella   de   cinco   vértices.   Oscar   Robertson  me  dijo  una  vez  que  los  entrenadores  verdaderamente  grandes  tomaban  al   peor  jugador  de  su  equipo  y  lo  hacían  bueno.  Phil  convenció  a  Michael  de  que  ésa  era   la  ruta  hacia  su  grandiosidad  y  el  único  sendero  hacia  el  campeonato-­‐  el  premio  que   sobrepasa   el   estrellato   individual.  A   medida   que   observaba   a   los   equipos   campeones   de   los   Bulls   no   podía   evitar   recordad   a   los   Knicks   de   principios   de   los   setenta.   De   hecho,   las   similitudes   son   chocantes   –   movimiento   decidido   de   balón,   defensa   dura,   siempre   encontrando   al   hombre   desmarcado,   y   siempre   valiéndose   de   las   flaquezas   ofensivas  y  defensivas  de  los  equipos  oponentes.  En  la  transformación  de  los  Bulls  de   equipo   aspirante   a   campeón,   Phil   enfatizó   especialmente   la   defensa   dura   y   las   habilidades  pasadoras.  Era  trabajo  de  equipo  en  su  forma  más  pura,  y  era  cosecha  del   baloncesto   de   los   Knicks   del   año   del   campeonato.  En   Canastas   Sagradas.   Lecciones   espirituales   de   un   guerrero   de   los   tableros,   Phil   abre   su   cofre   de   secretos   y   los   comparte  con  sus  lectores.  A  medida  que  lea  las  experiencias  de  Phil  en  el  baloncesto   profesional,   sé   que   encontrará   este   libro   tan   entretenido   y   educativo   como   yo   lo   encontré.  Phil  ha  aprendido  bien  sus  lecciones,  de  Red  Holzman  en  los  Knicks,  de  Bill   Fitch   en   la   universidad   de   Dakota   del   Norte   y   del   memorable   Maestro   Zen.   Estoy   seguro  de  que  para  cuando  acabe  de  leer  este  libro,  verá  que  Phil  Jackson  no  encaja  en   ningún  estereotipo.  Él  es  un  pensador,  un  hombre  compasivo,  un  hombre  apasionado,   y  lo

Recently converted files (publicly available):